Imprimir

 SUEUM BN

SUEUM

MANIFIESTO

9 de agosto de 2018

A los valientes y combativos miembros del SUEUM
A la Comunidad Universitaria
Al Pueblo en General

 

Opinar sobre la problemática financiera universitaria, sin conocimiento de causa, asumiendo una postura contra las manifestaciones, es equiparable a atentar contra el libre derecho de expresión que tenemos los mexicanos para exigir respeto a nuestros derechos laborales. Las declaraciones desafortunadas del Obispo Herculano Medina Garfias, que señala que “les ha dado resultado hacer manifestaciones y marchas para lograr algunos de sus propósitos”, refiriéndose a los sindicalizados nicolaitas, constituye una severa descalificación hacia los manifestantes.
Es necesario precisar que los trabajadores no salen a la calle por capricho, sino obligados por la urgencia de atención a sus necesidades salariales, que en gran medida son problemas propiciados por el gobierno y la autoridad y no por los sindicalistas, como el obispo pretende prejuzgar.
De manera insolente, Herculano Medina aflora su ignorancia en el asunto, asegurando que: “si fuera un bien legítimo tendrían que buscar otras estrategias para resolver ese tipo de situaciones”. No existe argumento más legítimo que salir a las calles a para informar al pueblo un atentado contra el sagrado sustento de las familias de miles de trabajadores; sin embargo, la postura tendenciosa del clero, siempre en favor de los poderosos, no desaprovecha la ocasión para golpear a quienes exigen respeto a sus derechos.


El obispo michoacano se erige como juez fuera de su sede clerical, pretendiendo condenar a quienes externan una demanda legítima, sin más argumento que la invitación a buscar soluciones ajenas a la libre manifestación; cuando la experiencia nos ha enseñado que solamente por la vía de la movilización hemos obtenido la atención de un gobierno ciego y sordo que no atiende sus obligaciones con la clase trabajadora.
Herculano Medina Garfias debe regresar a su recinto sagrado y ocuparse de los asuntos de carácter religioso y dejar que seamos los nicolaitas quienes resolvamos los problemas financieros y laborales. ¡Al Cesar lo que es del Cesar!


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡UNIVERSIDAD O MUERTE!
FRATERNALMENTE
SINDICATO ÚNICO DE EMPLEADOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA
“Cuna de mujeres y hombres valientes, crisol de libre pensamiento”