Imprimir

Por. Alejandro Meza.
La unidad sindicalista es uno de los conceptos fundamentales que conforman la fuerza de todo sindicato y esta ha sido demostrada en todo su esplendor en la asamblea general del SUEUM, donde de manera unánime se votaron los ofrecimientos salariales de la rectoría y la reparación de innumerables violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo.
De manera contundente, sin votos en contra y sin abstenciones, hemos aceptado el incremento de 3.35 directo al salario y el 0.90 a prestaciones no ligadas al salario, así como la restitución de los derechos contractuales que pretendieron arrebatarnos en los nefastos rectorados de Jara Guerrero y Medardo Serna.
Los sindicalistas, hemos dado una muestra de unidad y fuerza durante esta revisión contractual, aceptando con inteligencia solidaria, un incremento que sumado al grueso de las percepciones económicas, rompe con el tope salarial de la federación, logrando con ello una mayor fortaleza de nuestro sindicato, pero sobre todo, consolidando el sentido crítico de la base y la enorme aceptación de sus dirigentes.
Eduardo Tena Flores ha sido el eslabón más importante del SUEUM, no sólo por su experiencia y su condición histórica, sino porque su figura emblemática es el factor que motiva el sentimiento de unidad que hoy tenemos.
Han sido meses de trabajo intenso en esta revisión contractual; sin embargo, los resultados positivos son motivo suficiente para continuar trabajando bajo el principio de la unidad, construyendo el auténtico universitario.
No existen argumentos para los detractores, que invariablemente cuestionan los avances, sin aportar beneficios para el sindicato. Los resultados a favor del gremio son evidentes y la base lo ha entendido y avalado de manera absoluta.
Hemos caminado por los caminos correctos del dialogo y la negociación y no podemos retroceder ante la demencia radical de quienes dicen representar a nuestros jubilados, usurpando funciones que no les corresponden, sin cumplir siquiera con la obligación de asistir a la asamblea general.
Es importante señalar que el trabajo no termina aquí, porque habrá que continuar exigiendo el cumplimiento de los asuntos pendientes de las distintas comisiones; pero sobre todo, es necesario acompañar a las autoridades en la búsqueda de los recursos necesarios para terminar el último trimestre del año y evitar la interrupción de los salarios. Tenemos confianza en que podremos librar la crisis financiera provocada en el pasado y estamos dispuestos a trabajar intensamente para asegurar nuestro derecho.
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM!