Imprimir

Por: Alejandro Meza
El salmón es el único pez que nada contra la corriente, incluso es capaz de subir con fuerza el poderoso torrente de una cascada. De igual manera los trabajadores afiliados al SPUM, han dado señales contundentes de dignidad, al estallar un movimiento de huelga, con un sinnúmero de factores adversos, pero con la firme convicción de mantener los derechos que pretende arrebatarles la autoridad universitaria y el gobierno michoacano.
De nueva cuenta, Hill Arturo del Rio Ramírez, desde su mediocre y sumisa postura de flamante presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, olvida su función de mediador laboral, para convertirse en un obediente lacayo patronal y declara la huelga de los profesores universitarios “de puertas abiertas”, concepto que no existe en la Ley Federal del Trabajo, ni en ninguna otra legislación y por lo tanto carece de sustento jurídico.
Los profesores por su parte, luchan y ejercen el derecho a la huelga, pero sobre todo, tienen que luchar contra su propio Comité Ejecutivo, cuyas tendencias se encuentran totalmente cargadas al bando patronal, de manera descarada por parte del secretario general, que se oponía rotundamente al estallido y ahora insinúa que no se contó con el 50% más 1 del padrón de socios para parar las actividades académicas en la universidad. Curiosamente no consideró la misma postura cuando aceptó la modificación de su sistema jubilatorio.
Ante la sarta de traidores y sinvergüenzas vendidos del SPUM, comandados por Vicente Martínez Hinojosa y Francisco Ruiz Vega, existen contrapesos importantes en el sindicato de profesores, encabezados por las fuerzas progresistas que existen al interior de ese gremio y que hoy están dando muestras ejemplares de dignidad que mantienen suspendidas las actividades académicas en la institución, como justa medida de presión para que las autoridades universitarias den pleno cumplimiento a los acuerdos pactados con el gremio. Es insólito que la propia dirigencia del sindicato proponga guardias diarias de 24 horas, cuando el resguardo de los edificios es responsabilidad del patrón; ellos querían la huelga de puertas abiertas, ahora tendrán que hacerse cargo de velar por el patrimonio nicolaita.
Raúl Cárdenas pensó que su sola presencia frente al Consejo General de Representantes del SPUM, bastaría para intimidar al profesorado, que ya había tomado la decisión de estallar la huelga. Una huelga justa y en el momento preciso para demostrar la valentía del sindicato, pero sobre todo, para expresar el repudio hacia un comité vendido y una autoridad incompetente para resolver la problemática financiera que aqueja a la universidad.
La incongruencia patronal y su discurso hipócrita, han vendo emigrando gradualmente hasta convertirse en cómplices de la corrupción y hoy pretenden cínicamente, como lo aceptan Pedro Mata y Rodrigo Gómez Monje, “alguien se tiene que sacrificar” y la única estrategia que vislumbran en sus mentalidades faraónicas, es que seamos los trabajadores administrativos y académicos, quienes paguemos las facturas de un déficit propiciado por la impunidad rampante que ellos protegen a toda costa. Hill Arturo decretó la huelga de puertas abiertas, pero la dignidad sindicalista podrá superar cualquier adversidad.


¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡VIVA ETERNAMENTE EL SUEUM¡